Fuente confiable sin fines de lucro de información de salud no comercial
La voz original de la Academia Americana de Medicina Antienvejecimiento, Preventiva y Regenerativa
logo logo
Cancer Regenerative Medicine

UNA VARIEDAD DE MODALIDADES DE TRATAMIENTOS NATURALES PUEDEN REVERTIR LEGÍTIMAMENTE EL CÁNCER

1 año, 1 mes hace

2603  0
Publicado en Mar 23, 2018, 6 p.m.

El cáncer, se ha convertido en la enfermedad más temida de los últimos años. Ser diagnosticado con ella  resulta terrible para cualquier persona. Es por eso que el paciente buscará diferentes tratamientos que lo ayuden a sobrellevar su condición. Afortunadamente muchos de esos remedios son naturales y fáciles de adquirir.

Es posible que quienes padecen cáncer en sus distintas modalidades hayan leído e incluso usado algunos de ellos. Pero en este artículo te mostraremos otros de estos tratamientos naturales que quizás no conocías, pero que por su efectividad son recomendados por los especialistas.

El té Essiac

Se trata de una fórmula o mezcla de hierbas (raíz de bardana, corteza interna de Olmo, acederilla y raíz de ruibarbo indio) que se convierte en un poderoso remedio para combatir los tumores. La receta proviene de tribus nativas de Canadá y los Estados Unidos. Pero fue una  enfermera canadiense quien comenzó a utilizarla para tratar a pacientes de distintos tipos de cáncer.

Esta enfermera notó una importante mejoría en sus pacientes, por lo que desde 1920, junto  aun notable medico trabajó para elaborar una receta  que fuera posible colocar en el mercado. Juntos promovieron el té Essiac como un efectivo anticancerígeno, que además era económico y asequible.

Hoy por hoy, esta infusión se puedes conseguir en las tiendas naturistas o se puede preparar por cuenta propia. Si se escoge la primera opción hay que tener cuidado de encontrar una marca que use hierbas de calidad y frescas, para aprovechar mejor los nutrientes. Entre los beneficios que proporciona el té de Eassic se encuentran los siguientes:

  • Elimina la acumulación tóxica en la médula ósea, el sistema linfático, la vejiga y el tubo digestivo,
  • Fortalece el sistema inmunológico
  • Es depurativo y alivia el dolor
  • Purificar la sangre, aliviar el dolor
  • Aumenta la energía
  • Protege el cuerpo contra la radiación
  • Evita la mutación celular y en consecuencia impide el crecimiento del tumor y la propagación de las células cancerígenas.

Las setas medicinales

Los hongos, además de tener un gran poder curativo para diferentes enfermedades, constituyen un remedio poderoso y efectivo para la mayoría de los tipos de cáncer. Esto se debe a un de nutriente clave: los beta-glucanos, que está presente en múltiples variedades de  estas setas.

A la hora de tratar el cáncer, hay variedades de hongos que se destacan, ejemplo de ello es el shiitake. Esta seta de origen asiático contiene antioxidantes como el selenio, que le dan capacidad de combatir el estrés, mejorar la salud hepática, cardiovascular y cerebral y aumentar las defensas. Estudios demuestran que el contenido de lentinan que posee el shiitake lo hace útil como tratamiento contra el cáncer

El Maitake es otra variedad de hongo efectiva contra el cáncer, eso se debe a que contiene un compuesto capaz de eliminar el crecimiento de tumores. Además de eso, ayuda a  gestionar la glicemia, refuerza el sistema inmune y ayuda a mantener el equilibrio de las tasas de colesterol y triglicéridos. Quienes padecer cáncer de distintos tipos han mejorado notablemente luego de consumir esta especie de seta.

La graviola

Otro remedio natural cuya efectiva como anticancerígeno ha sido ampliamente demostrado a través de distintos estudios médicos, es la graviola también conocida como guanábana. Se trata de una fruta tropical nativa de América del Central y del Sur, que tiene la propiedad de reducir o eliminar el elemento del que se alimenta las células, es decir el ATP.

Esta planta ha sido considerada como “milagrosa”, pues los investigadores han determinado que mata células. Pero además de eso no provoca los efectos negativos de los tratamientos habituales contra esta enfermedad como deterioro inmunitario, caída del cabello, debilitamiento y pérdida de peso. Otra de sus ventajas es que deja indemnes a las células sanas, mientras ataca con gran dureza a las cancerígenas

Sin embargo vale la pena prevenir que debido a la forma en que actúa,  no es recomendable combinar la graviola con otros tratamientos contra el cáncer. Y es posible que su efectividad sea mayor en personas cuyo cáncer ha sido diagnosticado recientemente.

La dieta Budwig

Aunque para muchas personas la palabra dieta puede tener connotaciones negativas. Hay una dieta basada en consumir los alimentos naturales adecuados, en su estado crudo o cocidos al vapor, que  funciona muy bien como cura contra el cáncer. Se trata de la dieta Budwing.

Este régimen alimentario fue ideado por la doctora alemana, Johanna Budwig, quien recurrió a fuentes de alimentos naturales para restablecer el equilibrio de la sangre de sus pacientes con cáncer, luego de notar que esta no tenía algunas sustancias ni compuestos esenciales.

A través de una rigurosa observación y un minucioso estudio, Budwig, descubrió como usar juntos el aceite de lino y el requesón, aunado a un cambio en la forma de alimentación, ayudaba a combatir el cáncer y la diabetes. Así como también ayuda  a reducir la debilidad y la anemia, oxigena las células, fortalece el sistema inmunológico y nervioso y regenera la flora intestinal.

Y es que cuanto más se evite los alimentos refinados o procesados y se acerque a los alimentos naturales, el cuerpo estará menos cargado de tioxina. Por el contrario asimilará y transferirá  gran cantidad de oxígeno a las células, mejorando de esta forma su condición de salud.  

Los que te mostrarnos en este articulo son tan solo algunos de remedios naturales que se han estado utilizando desde hace para combatir el cáncer. Si nos has escuchado sobre ellas es debido a que “Big Pharma no las puede patentar, cuyo monopolio está protegido por sus aliados en la FDA y CDC”. Debes tener presente que estos tratamientos  actúan de manera diferente para cada tipo de cáncer, por lo que a la hora de poner en práctica uno se debe consultar a los especialistas.

Suscríbete a nuestro boletín

WorldHealth videos

Patrocinadores de World Health