Fuente confiable sin fines de lucro de información de salud no comercial
La voz original de la Academia Americana de Medicina Antienvejecimiento, Preventiva y Regenerativa
logo logo
Genetic Research

LA ESTANCIA PROLONGADA EN EL ESPACIO ALTERA EL ADN

8 meses, 4 semanas hace

1130  0
Publicado en Mar 23, 2018, 6 p.m.

Desde que comenzó la carrera espacial, los viajes al espacio siempre han estado rodeados de mitos y creencias. Algunos de ellos están relacionados con los cambios psicológicos físicos que sufren los astronautas en el trascurso del mismo o durante el tiempo que permanecen fuera de la Tierra

Debido a ello, la NASA (Administración Nacional de la Aeronáutica y el espacio) como agencia responsable del programa espacial en Estados Unidos ha realizado numerosos estudios, destinados a comprobar o echar por tierra dichos mitos. Uno de estos experimentos lo llevó a cabo a través de dos gemelos idénticos, logrando así demostrar que permanecer por mucho tiempo en el espacio altera el ADN de las personas.

Dos astronautas para un estudio

Los participantes de este experimento fueron los hermanos gemelos idénticos Scott Kelly y Mark Kelly, ambos astronautas con una vasta experiencia en el campo. Scott fue enviado a una misión en la Estación Espacial Internacional, en marzo del 2015. Mientras que su hermano permaneció en tierra. A ambos se le hizo un estudio previo, tanto de sus características físicas como de su AND.

Scott estuvo 340 días en el espacio, siendo la primera vez que un estadounidense pasa tanto tiempo en el espacio exterior. En ese lapso orbitó 5.440 veces alrededor del planeta  tierra y realizó tres caminatas espaciales; luego regresó a la tierra. Al momento de su llegada y a dos años después de la misma, la NASA le ha hecho diversos estudios encontrando así que el 7% del ADN del astronauta no ha vuelto a la normalidad.

Resultados del experimento

Para obtener los resultados la NASA realizó una serie de análisis que incluyeron la medición de las citocinas, metabolitos y proteínas del astronauta. Fue así que descubrió que los viajes espaciales por tiempo prolongado pueden provocar cambios en el cuerpo, que a su vez pueden inducir al aumento de la inflamación, y a cambios drásticos en los nutrientes que afectan la genética.

Asimismo le detectaron estrés por falta de oxigeno y que los telómeros (tapas cromosómicas que se acortan con la edad) en Kelly se volvieron significativamente más largos durante su estancia en el espacio. Además han determinado que luego de dos años de su llegada el 7% del ADN de este gemelo continúa alterado, mientras que el resto volvió a la normalidad.

Entre las consecuencias que podrían causar en el organismo del astronauta  estos cambios están un impacto a largo plazo en el sistema inmunitario y en las redes de formación ósea. Así como también reparación del ADN, hipercapnia (elevación anormal de dióxido de carbono en el torrente sanguíneo) e hipoxia (deficiencia de oxigeno en la sangre, células y tejidos).

Todos estos cambios sufridos por Scott han sido analizados y comparados  con los genes de su hermano Mark, que ha permanecido en la tierra. Y basados en los mismos, ya los hermanos no son considerados gemelos idénticos, pues tienen una notable deferencia en la composición de su ADN.

La NASA continúa los análisis

Pero los análisis de la NASA en torno a este estudio no han concluido. La agencia planea continuar monitoreando a los gemelos  durante un buen tiempo para determinar si han ocurrido u ocurrirán en Scott otros cambios en su cuerpo, motivados al largo tiempo que estuvo en el espacio.

Asimismo estudiarán sus huesos y bacterias intestinales a fin de conocer la respuesta del  sistema inmune en la Tierra durante un período prolongado. De los resultados que obtenga, la NASA podría planificar con éxito otras misiones que requieran que los seres humanos permanezcan en el espacio durante un período largo de tiempo. Como una potencial misión a Marte.  

Suscríbete a nuestro boletín

WorldHealth videos

Patrocinadores de World Health