Fuente confiable sin fines de lucro de información de salud no comercial
La voz original de la Academia Americana de Medicina Antienvejecimiento, Preventiva y Regenerativa
logo logo
(HGH) Clinical Research Abstracts

LA BOMBA DE POBLACIÓN HA SIDO DESACTIVADA

1 año, 6 meses hace

3767  0
Publicado en Mar 23, 2018, 4 p.m.

La tierra y la humanidad sobrevivirán a medida que las tasas de fertilidad disminuyan a lo largo del planeta. Algunas de las predicciones más sorprendentemente erróneas han sido hechas por quienes creen que la superpoblación va a inundar el planeta. Thomas Althus es un economista británico que escribió a fines del siglo XVIII, es el más famoso de ellos.

Previó que el crecimiento de la población humana en el futuro, inundaría el planeta y que los recursos alimenticios disponibles no serían suficientes. Esto provocaría una hambruna masiva. Afortunadamente, se equivocó. En la actualidad se desarrollan nuevas tecnologías que nos han permitido estar por delante de esta terrible predicción.

Otro caso de predicción fue el del biólogo de Stanford, Paul Ehrlich, en 1968. Escribió “The Population Bomb”, donde advertía que el crecimiento descontrolado de la población, conduciría a la hambruna masiva en la década del 70. Como Malthus, se equivocó. Es correcto que la población mundial aumentó, pero la producción de alimentos se mantuvo.

Las predicciones sobre la superpoblación

Hasta ahora, todos los profetas de esta teoría, no han logrado acertar en ninguna de sus predicciones, esto es gracias a la tecnología. Sin embargo, el ingenio humano no basta para brindar una victoria definitiva. El crecimiento de la población mundial, eventualmente, superará la capacidad de la tierra para proporcionar calorías.

Es por eso, que para que estos dos personajes de la historia como Malthus y Ehrlich sean desmentidos, se necesita de un segundo componente: menores tasas de fertilidad. Para salvar al planeta se necesita que los humanos tengan menos hijos, y por suerte, esto sí está ocurriendo.

Para cuando Malthus y Ehrlich hicieron sus predicciones, las familias tendían a ser numerosas. Una mujer tenía promedio tenía 5 hijos en su vida. Si de esos 5 hijos, al menos 2 eran mujeres, serían 10, y así sucesivamente. Poco después del libro de Ehrlich, esta realidad comenzó a cambiar progresivamente.

La tasa de fertilidad y su disminución

La tasa de fertilidad total es solo una estimación. Esta se basa en la cantidad de hijos que las mujeres en promedio, tienen. Cuando la tasa es inferior a 2.1, nos quiere decir que la población total, en cuestión de tiempo se estabilizará y disminuirá. Es así como quedarían desmentidos Malthus y Ehlrich.

La transición de la fertilidad

El mundo se está acercando a esa cifra mágica que lo salva de la superpoblación gracias a este fenómeno. En la mayoría de los países, la fecundidad total cae desde un nivel alto de seis o siete niños, hasta dos o menos, y permanece ahí. Si se vuelve tradición en un país o región, que las familias se vuelvan más pequeñas, rara vez volverá a subir.

Un cambio en el estilo de vida, o emigración de la agricultura al estilo de vida urbano, se traduce en familias con menos hijos para trabajar en las granjas. Esta emigración a la vida urbana también aumenta el costo de criar a un niño. Hay que destacar también, que ninguno de estos factores es temporal, se están volviendo permanentes.

En pocas palabras, la transición de la fertilidad es el último golpe que le da la humanidad a las teorías de la superpoblación malthusiana. Los países supergigantes de China y la India, son los que más adelantados van en este proceso. No es una sorpresa, siendo unos de los países más poblados.

El riesgo persistente de la superpoblación

A pesar de que la fertilidad global disminuye, las preocupaciones no desaparecen. De ser una superpoblación global, ahora parecer ser una regional. Si algunas regiones continúan teniendo grandes familias, en cuestión de tiempo superarán las regiones con un crecimiento poblacional limitado. Esto provocará que la tasa de fertilidad global suba.

Sin embargo, estas preocupaciones no parecen verídicas. Hace una década se creyó que la cultura musulmana afectaría la transición de la fertilidad por su tradición de género. Pero en cuestión de tiempo, la fertilidad de los países de mayoría musulmana también se desplomaron: Irán, Arabia Saudita e Indonesia las redujeron, Egipto y Pakistán van en camino ha lograrlo.

Entonces la mira de la preocupación se trasladó a al África subsahariana. Con una tasa de fertilidad de aproximadamente cinco nacimientos por mujer. La única región del mundo que no ha pasado a las familias pequeñas. Sin embargo, hay signos de un cambio en un número pequeño, pero reciente en las familias de los países.

Nigeria, Etiopía, Tanzania y la República Democrática del Congo, todavía tienen tasas de fecundidad altas. Pero se espera que con el paso del tiempo, estos niveles también se desplomen. Entonces el triunfo global de las familias pequeñas estaría completo. El riesgo de superpoblación, sería erradicado por completo.

Suscríbete a nuestro boletín

WorldHealth videos

Patrocinadores de World Health