Fuente confiable sin fines de lucro de información de salud no comercial
La voz original de la Academia Americana de Medicina Antienvejecimiento, Preventiva y Regenerativa
logo logo
GI-Digestive

EPIDEMIA BACTERIANA AUMENTA POR LA INGESTA DE ALIMENTOS AZUCARADOS

2 años, 2 meses hace

2021  0
Publicado en Jun 06, 2018, 9 p.m.

De acuerdo a una serie de investigadores se pudo conocer el vínculo que existe entre la gravedad y la ocurrencia que generan una epidemia bacteriana. Específicamente la clostridium difficile a los alimentos comúnmente utilizado.

Esta bacteria es causa principal de muchas muertes en los Estados Unidos. De acuerdo al centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, el Clostridium difficile  es una bacteria mortal muy relacionada a enfermedades infecciosas.

¿Quiénes son más vulnerables ante la Clostridium difficile?

En los Estados Unidos se reportaron muertes de personas por esta epidemia bacteriana. Esto ocurrió en 2005 y acabo con la vida de medio millón de habitantes.  Los pacientes mayores de 65 años de edad, suelen ser los más vulnerables al Clostridium difficile.

Lo que causa esta bacteria a quien la padece es diarrea y una inflamación estomacal que puede costarle la vida. Al ser muy contagiosa, en pacientes a quienes se les suministró antibióticos y algún tipo de atención medica, son los principales afectados.

El poder de esta bacteria es tan grande que puede soportar los efectos del fluoroquinolonas, un agente quimioterapéutico sintético.

¿En que se baso el experimento?

Para poder encontrar vínculos entre la capacidad metabólica de niveles muy bajos de trehalosa y la enfermedad, se realizaron las siguientes investigaciones:

  • Buscaron las fuentes de alimento favoritas por RT027 y RT078
  • Se utilizaron ratones de experimento

A estos ratones se les suministró una cepa de Clostridium difficile RT027, combinado con una dieta variada de trehalosa. Esta dieta marcó una diferencia en la infección lo cual sugiere que el grupo que consumió trehalosa era más propenso a morir.

Esta aseveración no se pudo explicar fácilmente, sobre todo en los ratones con altos niveles de bacterias. Para ello, la enfermedad empeoro por los altos niveles de toxina producidas por RT027

Los resultados

Esto les permitió a los científicos descubrir que el crecimiento de los niveles de trehalosa era posible. Para ser más especifico, puede crecer 1000 veces menes que los que se requieren a través de otras capas bacterianas. Esto beneficia a RT027 y RT078

También se descubrió que los genes de RT027 y RT078 pueden utilizar trehalosa como una fuente de alimento. Al usarlo, cada cepa se vuelve eficiente y puede desarrollar la capacidad autónoma de usar esta azúcar.

Conclusiones

Este estudio sirvió para evidenciar que proporciona la trehelosa en la dieta en el linaje de la bacteria Clostridium difficile y aumentar la virulencia. Además, se requiere una investigación profunda de los efectos que tienen la trehalosa en la dieta de pacientes de los hospitales con brotes de RT027 y RT078.

 Antes de iniciarse los brotes en los pacientes los factores genéticos que ayudan a la bacteria a metabolizar la trehalosa ya se encontraban presentes, además de la capacidad de producir toxinas.

También se pudo descubrir que para el año 2000 la trehalosa era un aditivo muy común en alimentos como: verduras, helados y el famosos sushi. Tres años después de que se aprobara la adicción de la trehalosa en alimentos, los brotes se manifestaron. 

De acuerdo a otras investigaciones, se puedo detectar que estos brotes se pueden asociar o vincular a otros factores. Lo que sí es un hecho es que la trehalosa es el principal desencadenador de los brotes.

Estos experimentos permiten y brindan a la comunidad una nueva forma de ver lo que se consume. Para evitar enfermedades, epidemias y contagio, lo mejor es tener una alimentación balanceada y reducir la ingesta de comida chatarra y azucares dañinos.

Luego de leer esta investigación, deberás tener más cuidado con lo que consumes si deseas vivir un periodo largo.

WorldHealth videos

Patrocinadores de World Health