Fuente confiable sin fines de lucro de información de salud no comercial
La voz original de la Academia Americana de Medicina Antienvejecimiento, Preventiva y Regenerativa
logo logo
Aging Age-related Macular Degeneration Musculoskeletal

CIENTIFICOS TRABAJAN EN PREVENIR LA PERDIDA DE LA RESISTENCIA

1 mes, 1 semana hace

153  0
Publicado en Apr 15, 2018, 9 a.m.

Llegar a una edad avanzada es la meta de todo ser humano, pero ella viene asociada a una serie de factores que no siempre son favorables. Uno de estos factores es la pérdida de la resistencia como consecuencia de la pérdida de masa muscular y que puede devenir en un debilitamiento de las personas.

Está demostrado que la pérdida de masa muscular, en esta etapa de la vida, puede evitarse en parte con ejercicios. Sin embargo, tal como sucede como otros aspectos relacionados a la vejez, los científicos han estado trabajando para revertir la disminución de la resistencia.

Uno de esos estudios es el que se está desarrollando con ratones, a través del cual estos han sido tratados con compuestos que favorecen el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos. Dicho aumento trae como consecuencias el incremento de la resistencia.

¿En que se basa este estudio?

Para llevar a cabo este estudio, los investigadores realizaron una serie de experimentos. Todos ellos estuvieron destinados explorar el papel de la enzima sirtuina en las células endoteliales que recubren los vasos sanguíneos. También, cómo su ausencia o adulteración generaba cambios en la estructura celular de los ratones, brindándole  mayor y menor resistencia.

El primer experimento consintió en la eliminación del gen SIRT1 “que codificaba la sirtuina mamífera principal dentro de las células endoteliales de los ratones”. A través del mismo se pudo determinar que los animales sometidos a esta prueba corrían a la mitad de velocidad que otros ratones de su misma edad y participaron en el experimento.

Con estos resultados, en los que los investigadores no solo determinaron el importante papel que tiene el gen SIRT1 en el mantenimiento de la resistencia. Sino que además se propusieron buscar la manera de activarlo para favorecer el aumento esta característica y mejor aún, consérvala a pesar de la edad.

Fue así como tomaron a un grupo de ratones y a medida que envejecían aumentaron en ellos los niveles de sirtuina con un compuesto denominado NMN, un precursor de NAD. Luego de dos meses, los ratones tratados con este compuesto y que tenían en promedio un año y medio de vida recuperaron su densidad capilar, hasta el mismo nivel de ratones más jóvenes. Además, mejoraron entre un 56 y 80 % su resistencia.

Mientras que los ratones de 2,8 años a los que se aplicó el mismo tratamiento y cuya edad es comparable a la de una persona de 80 años, también mejoraron notablemente su condición.

¿Qué evidencian estos resultados?

Los investigadores están muy motivados con los resultados arrojados en estos experimentos. Pues consideran que si los mismos pueden ser replicados en seres humanos vendría a significar que con solo aumentar los niveles de sirtuina, las personas mayores podrían retener más masa muscular que si practicarán algún tipo de ejercicio.

Asimismo, sería posible, gracias a la intervención de la sirtuina con el precursor de NAD, rescatar la masa muscular de las personas que están en proceso de envejecimiento.  De aplicarse con éxito en personas, en los próximos años estaríamos en presencia de una población de adultos mayores, sin nada que envidiar a los jóvenes en cuanto a resistencia se refiere.

 

Fuente:

http://worldhealth.net/news/reversing-age-related-endurance-loos/

 

Journal Reference:

Abhirup Das, George X. Huang, Michael S. Bonkowski, Alban Longchamp, Catherine Li, Michael B. Schultz, Lynn-Jee Kim, Brenna Osborne, Sanket Joshi, Yuancheng Lu, Jose Humberto Treviño-Villarreal, Myung-Jin Kang, Tzong-tyng Hung, Brendan Lee, Eric O. Williams, Masaki Igarashi, James R. Mitchell, Lindsay E. Wu, Nigel Turner, Zolt Arany, Leonard Guarente, David A. Sinclair. Impairment of an Endothelial NAD -H 2 S Signaling Network Is a Reversible Cause of Vascular Aging. Cell, 2018; 173 (1): 74 DOI: 10.1016/j.cell.2018.02.008

Suscríbete a nuestro boletín

WorldHealth videos