Fuente confiable sin fines de lucro de información de salud no comercial
La voz original de la Academia Americana de Medicina Antienvejecimiento, Preventiva y Regenerativa
logo logo
Healthcare and Information Infection Protection

LAS CÉLULAS FUNGALES DEL HONGO SE HABLAN ENTRE ELLAS PARA CONTAGIARTE MEJOR

2 semanas, 4 días hace

79  0
Publicado en May 04, 2018, 10 p.m.

Las bacterias están en todo a nuestro alrededor. Incluso, están en contacto entre ellas mismas, de ahí la razón la mutabilidad de algunos virus. Sin embargo, esto es un lento proceso, pues de la noche a la mañana, un virus no cambia su genética. Pero a largo plazo estas mutaciones o alteraciones de los virus, causan problemas.

De esa unión de fuerzas entre los microorganismos, se pueden desarrollar nuevas enfermedades. Esto es un hecho que ha ocurrido con anterioridad. Por ello, muchos científicos han puesto su atención en el comportamiento de las células. Es aquí, cuando los estudios comienzan a arrojar datos reveladores.

El hongo que muta gracias a la sociabilización

Hace algunos meses, se descubrió un hongo muy particular. Este es capaz de interactuar con su alrededor para mutar. Desarrollando de esta forma mayor resistencia a lo que le rodea. Crea una especie de “comunidad” con los virus y/o bacterias que le rodean para comunicarse entre ellos.

Esto lo hace a través de un método sorprendente de las células fúngicas. Aunque parezca algo de ciencia ficción, no lo es. De hecho, la investigación no se detuvo aquí. Se vio cómo este hongo, gracias a su característica mutable “social”, es capaz de infectar a personas sanas.

Esto es lo que más llama la atención de los investigadores médicos. Pues la mayoría de los hongos contagian a personas con sistemas inmunes debilitados. De la capacidad social del hongo, es de donde logra surgir esta habilidad. La mutabilidad con su entorno, le permitió cruzar una nueva frontera.

Origen del hongo “sociable”

El estudio se basó en el Cryptococcus Gatti. Es una especie de hongo, que habita en las regiones tropicales y subtropicales. Es poco frecuente verlo en las grandes ciudades. Sin embargo, esto no es un aspecto que pueda limitar a un virus. Es bien sabido que las bacterias pueden viajar fácilmente por el aire.

De hecho, para los principios de 2000, una cepa de este virus se presentó fuera de su área habitual. Su primera aparición fue en Columbia Británica, luego llegó a Canadá, y por último, dos estados de Estados Unidos. Los casos fueron vistos en personas sanas. Lo que disparó la alarma en aquellos tiempos sobre los virus.

La infección por Cryptococcus Gatti

Es una enfermedad similar a la neumonía y el ser humano se infecta de ella, por vía respiratoria. Puede ser una enfermedad mortal, pues afecta a algunos tejidos del cerebro y la médula espinal.  Si no se le trata a tiempo, puede que no haya una cura para el paciente. De ahí, la vitalidad de la investigación.

Los resultados de la enfermedad del hongo

En menos de 6 años, en EE.UU. hubo un problema con esta enfermedad. Se detectaron un total de 60 casos, entre los cuales 45 se conocía su origen. Desafortunadamente, en 20 de ellos, los pacientes no lograron recuperarse de la infección.

Causa de la mortandad del Cryptococcus Gatti

Es difícil sobreponerse a esta infección por su capacidad de extensión rápida. Los glóbulos blancos, señala la investigadora Ewa Bielska, son el lugar idóneo para que el hongo se reproduzca. La causa es debido a su “sociabilidad”, las células fúngicas interactúan entre ellas. Así crean una mejor forma de subsistir en el cuerpo.

El grupo de investigadores dirigido por Bielska, descubrieron cómo funciona el Cryptococcus Gatti. Crean sacos microscópicos llenos de líquidos. Estas son llamadas “vesículas”, y es el medio ideal, extracelular, para comunicarse. Por ello, son tan resistentes a los medicamentos.

La sociabilidad que alcanzan gracias a las vesículas es la causa de su resistencia. Lo sorprendente, son las distancia entre comunicación que alcanzan entre sí. No es sólo entre células que comparten el mismo huésped, sino, que pueden traspasar esta barrera.

Con el conocimiento de cómo funciona la “red social” de este hongo, se puede crear un tratamiento adecuado. Comprender el funcionamiento y trabajo de algún virus como el Cryptococcus Gatti, es el primer paso para combatirlo. Incluso, podría ayudar a desarrollar las curas para otro tipo de enfermedades.

Suscríbete a nuestro boletín

WorldHealth videos